All for Joomla All for Webmasters
Tambores y ballet se fusionaron en un mismo escenario

Caracas, 29 de abril de 2017.- Al ritmo de las percusiones que fusionan instrumentos musicales como: tabores, maracas, trompetas, teclado, bajo y los caracoles la agrupación Teatro Negro de Barlovento, con la muestra Una sola voz  se encargó de retumbar la tarima de la Plaza Diego Ibarra, como parte de la fiesta que conmemora las artes escénicas de Venezuela.

Una pieza compleja que mezcla la actuación, con la danza, el canto y las creencias propias del pueblo barloventeño, cuyas letras honrran la fertilidad de sus suelos y la riqueza de su folklore, provenientes del continente africano. Esta puesta en escena está compuesta por un repertorio de danza tradicional y contemporánea, interpretada por actores, bailarines y cantantes entrelazadas con la expresión corporal.

Se le otorga el nombre de Una sola voz, ya que mezcla la música barloventeña con la africana, en honor a sus ancestros, con una recopilación producto de una investigación que realizó el equipo de Teatro Negro, por lo que el material que le ofrecieron a los citadinos resultó ser una producción compleja llena de sabor, y  ritmos acelerados  durante 12 canciones aproximadamente.

Los mensajes festivos que transmiten los repiques de sus tambores, son el lenguaje con los que esté pueblo lleno de color le gritan al mundo para dar a conocer su existencia. La primera canción fue una prosa lírica, repleta de fuerza y de pasión que hace un llamado a la tierra, a fin de fomentar la conciencia del cuidado por la misma, y para mover la fertilidad de la misma. Mientras que, el resto de sus cantos y danzas estaban destinadas a la alabanza, específicamente de Dios, con el firme propósito de pedir por la unión y la paz, así destacó Mabel Blanco, cantante de Una sola voz.

Zhandra Rodríguez: baile y escena

El director y dramaturgo Miguel Issa, hizo entrega de una placa que conmemora la trayectoria artística de la pionera en la danza venezolano Zhandra Rodríguez, el cual fue recibido por Luis Penso, en representación Rodríguez.

La  entrega del reconocimiento fue precedido por el ballet Teatro Teresa Carreño, quienes presentaron un repertorio musical que fusionaba el ballet con tonadas venezolanas. Canciones del maestro Simón Díaz marcaron el ritmo con que la compañía homenajeó a la Primera Bailarina de Venezuela.

“Zhandra marcó un hito en  no solo en la danza venezolana sino en la danza mundial, por su carácter y temperamento interpretativo”, comentó Miguel Issa.

Los responsables de cerrar el homenaje fueron la Escuela Danza Clásica y Urbana Tu mundo, mi mundo, quienes vinieron directamente desde Margarita.

Texto: Barrios Luna Yulexis, Maria José Ramirez / Fotos: Huber Villabos, Gabriel Añez

Tam